cerrajeros madrid duran blog

Consejos de seguridad para personas mayores

27 diciembre 2016

Recomendaciones para hogares con ancianos solos

En nuestros días, cada vez es mayor el número de personas que alcanzan edades realmente avanzadas, de las cuales un gran porcentaje viven solas. Este colectivo deben de tomar una serie de precauciones en su día a día, con la finalidad de evitar serios problemas, y el campo de la cerrajería no deja de ser una excepción.
Como cerrajeros en Madrid recomendamos que en el momento de cerrar su casa cuando se encuentran en el interior de ella, los ancianos no deberían dejar la llave puesta en el bombillo, ya que si les ocurriera cualquier percance grave, como puede ser la pérdida de consciencia, una fuerte caída con rotura de algún hueso, un desmayo, o cualquier tipo de ataque, nadie podría abrir su casa y entrar para socorrerles, ni aun teniendo las llaves de la vivienda.
Esta situación dificultaría aún más la situación de gravedad, ya que habría que llamar al 112, o a los bomberos para que encuentren un modo de acceder al interior de la vivienda sin tener que utilizar la puerta de entrada. Este tiempo de más utilizado para poder acceder hasta el accidentado, podría suponer un serio problema de salud para el anciano, el cual sería tratado de su dolencia bastante tiempo después que en el caso de haberse podido abrir la puerta de su casa desde un primer momento.

Solución: Bombillo de doble embrague

consejos seguridad ancianosEsta grave situación, que en cualquier momento pueden sufrir quienes dejan las llaves puestas en el bombillo de la puerta cuando se encuentran en casa, se puede evitar instalando un bombillo de doble embrague, sistema gracias al cual se puede proceder a la apertura de la puerta desde fuera, aun habiendo dejado las llaves puestas por dentro de la puerta.

Ser victima de hurto o robo

Tras haber sufrido la intrusión de un ladrón en nuestra vivienda, y a la hora de recurrir al seguro con la finalidad de ser indemnizados, es importante conocer bien la diferencia entre haber sido víctimas de un hurto, o de un robo. Para poder reclamar los bienes desaparecidos, éstos deben haber sido sustraídos durante un robo, tras la utilización de una violencia demostrable por parte de los malhechores. Si por el contrario no existen pruebas de violencia en su vivienda, la situación será considerada como hurto, el cual implica descuido y por lo consiguiente el seguro no se hará cargo.

Son muchos los ladrones que utilizan métodos de apertura de puertas que no dejan ningún tipo de muestra de violencia, ya que logran entrar en las viviendas sin dejar señales de que lo hayan hecho a la fuerza. Estos son los casos en los que los seguros no cubren el valor económico del botín sustraído. Por tanto, a la tragedia personal, habría que añadirle la económica al no poder recuperar el valor de lo perdido.

Sería una doble tragedia: la personal y subjetiva junto a la material y económica consecuente de no poder recuperar al menos el valor económico de lo sustraído.

Dada esta situación cada vez más frecuente, una buen consejo es que compruebe qué le cubre exactamente su seguro del hogar ya que en general las compañías suelen cubrir únicamente las pérdidas económicas y los daños que hayan sido producidos como consecuencia de un robo y no de un hurto
Gran parte de las cerraduras colocadas en las viviendas de particulares pueden ser abiertas sin dejar signos de haberse forzadas. Por ello, resulta altamente recomendable invertir un poco de dinero, e instalar una cerradura y un bombillo antibumping de última generación.

Más información